Nuestro Colegio

Nuestro Colegio posee un espíritu y un estilo propio, construido sobre la base de las intuiciones educativas de Santa Magdalena Sofía y concretado en los siguientes principios:

  • Anuncio explícito del amor de Dios manifestado en Jesucristo y formación cristiana sólida, capaz de dotar a los alumnos de una fundamentación básica en su vida personal, familiar y social, haciendo hombres y mujeres creyentes y fuertes, comprometidos con su mundo y siendo en él testigos del amor de Dios.
  • Espíritu de familia y ambiente cordial en el que cada persona se siente querida, respetada y vive el don de la amistad y de la confianza mutua.
  • Formación integral de la persona, mente y corazón, en la que se cuida tanto la dimensión espiritual y social como el interés por el estudio y el trabajo, la afectividad, la creatividad y el equilibrio físico.
  • Educación personalizada: que cada niño se sienta único, querido y comprendido. Cada edad escolar recibe el modo de educación apropiado, anticipando los futuros estudios sobre la psicología evolutiva.
  • Clima de alegría, de respeto, de trabajo y libertad. Cada colegio es un lugar de alegría, con una disciplina aceptada y querida, de modo que cada uno tenga la seguridad y la libertad psicológica para dar lo mejor de sí mismo y construir la vida del grupo con creatividad.
  • Trabajo educador firmemente coordinado. La verdad histórica presentada con claridad y simplicidad lleva en sí misma su luz y su valor. El motor más poderoso de nuestro estilo educador es la acción constante de una maestra, persona completa que sabe aprovechar cuanto ponen a su disposición las materias que enseña para alcanzar el fin primordial formar el espíritu y el corazón de sus alumnos.
  • Formación continua de las/os educadoras/es. Toda educadora tiene que estar convencida de la grandeza de su tarea, ser competente y haber hecho suyos los valores formativos de las asignaturas que imparte, sabiéndolos comunicar,querer a sus alumnos y alumnas preocupándose por su proceso personal, tener una personalidad unificada y auténtica.
  • Su objetivo es ofrecer a los alumnos y alumnas ocasiones de crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad: como ser individual, como ser social y como ser trascendente.
  • Pretenden favorecer la maduración personal de nuestros hijos por medio de:
  1. La formación de su personalidad para que puedan llegar a ser agentes de su propio crecimiento.
  2. La ayuda oportuna que favorezca el conocimiento de sí mismos.
  3. El trabajo serio y profundo.
  4. La educación para el ocio y el tiempo libre que desarrolla otras capacidades del ser humano.

Y todo ello con el fin de que cada alumno/a:

 

  • Llegue a valorar más el ser que el tener.
  • Alcance el equilibrio de la afectividad.
  • Y abra cauce a una libertad responsable al servicio del mundo.



http://ferraz.redsagradocorazon.es/